¿Es necesaria la leche?

¿Necesitamos la leche de vaca/cabra para crecer? ¿para tener unos huesos fuertes y una salud de hierro? ¿Sólo podemos encontrar el calcio en lácteos y derivados de origen animal?

La respuesta a estas preguntas es un gran no, no necesitamos la leche, ni yogures, ni los quesos, de origen animal para recibir el aporte de calcio que necesitamos, de hecho acarrean bastantes problemas de salud, como descalcificación, dermatitis atópica, asma, artrosis, dolores abdominales, etc. además de todo el daño que hacemos, sin ser consientes, a millones de animales y al planeta sin ninguna justificación. 6af

Es cierto que existe mucha información que nos llega desde los médicos y los medios, con estudios que destacan sus beneficios y otros estudios que desmienten todos estos resultados, puede ser muy contradictorio y no saber a quien creer pero lo cierto es que deberíamos escuchar más a nuestro cuerpo y no tanto a las industrias que aportan millones para que la imagen de la vaca feliz y el alimento sano inunde nuestra vida. Toda persona que elimina de forma drástica los lácteos de origen animal de su dieta lo nota de forma muy positiva en su salud y es de entender, porque es un producto que se toma en exceso, que no está diseñado para nuestro cuerpo, si no para un ternero, cada leche posee una formulación especialmente “diseñada” para alimentar a las crías de esa especie, por lo que el contenido de la leche de vaca no es el mismo que el de la leche humana y además hoy en día está bastante procesada por lo que no es lo más natural ni sano para nosotros.

Riesgos de ingerir lácteos

La leche animal y sus derivados producen más mucosidad, un moco denso y pegajoso que 91-el-catarrose ancla en el fondo de la garganta, que afecta al sistema respiratorio y crea un terreno ideal para la enfermedad. Acidifica nuestro ph porque nuestro cuerpo no lo reconoce como un alimento natural y para neutralizar esta acidez utiliza el calcio de los huesos, lo que provoca poco a poco y a la larga descalcificación de huesos, osteoporosis, artrosis, etc. Pequeños síntomas que nos grita nuestro cuerpo para que dejemos de consumir ese alimento es el asma, la bronquitis, la sinusitis, los resfriados frecuentes, por bajada de defensas, el goteo nasal, las alergias, las infecciones de oído y obesidad. Otro síntoma que puede llegar a la larga es el cáncer, varios tipos de cáncer han sido relacionados con el consumo de lácteos, como el de ovario (por la incapacidad de descomponer la galactosa), y los de mama y próstata (presumiblemente asociados al aumento de una sustancia que contiene la leche llamada IGF-1 o factor de crecimiento similar a la insulina).

¿De dónde saco el calcio?

Ningún animal en la naturaleza necesita consumir, después de adulto, leches de madres que no son las suyas, ni botellas con leche pasteurizada y enriquecidas con calcio, esto es un invento para vender.

Hemos perdido nuestros instintos más primarios para reconocer los alimentos que nino-come-manzana-p.jpgnecesita nuestro cuerpo, pero si observamos a los animales libres, veremos que saben que comer para estar bien nutridos. Todo el calcio que necesitamos lo encontramos en frutos secos, verduras, sobre todo brócoli, espinacas, higos secos, algas, sésamo, chía, habas, castañas, judías verdes, quínoa, amaranto, mandarinas, kiwi, avena, y si no quieres  prescindir del vaso de leche existen multitud de variedades vegetales fortificadas con calcio vegetal. Tenemos multitud de alimentos que nos ofrecen calcio y muchos nutrientes más, sin necesidad de hacer daño a otro ser vivo ni a nuestra salud.

¿Qué estudios demuestran todo esto?

Existen estudios que arrojan resultados destacables.

El Estudio de Salud de Enfermeras de Harvard, que siguió a más de 75.000 mujeres durante 12 años, mostró que el aumento del consumo de leche no tiene un efecto protector sobre el riesgo de fracturas. De hecho, el consumo superior de calcio procedente de los lácteos estaba asociado a un mayor riesgo de fracturas.

El Estudio de Nutrición Cornell-Oxford-China, conocido como Proyecto China por haber sido realizado en China continental y Taiwan. Es un estudio masivo sobre más de 10.000 familias diseñado para estudiar la dieta, el estilo de vida y las enfermedades a lo ancho de las lejanas áreas rurales de China. Mediante la investigación simultánea de más enfermedades y más características dietéticas que ningún otro estudio hasta la fecha, el proyecto ha generado la base de datos más completa del mundo sobre las múltiples causas de la enfermedad. En este estudio se observó que los chinos (que tradicionalmente nunca han consumido lácteos y en general su ingesta de calcio es baja), presentan un riesgo muy inferior de osteoporosis, y las fracturas de cadera allí son poco frecuentes.

Es decir, que en realidad todo apunta a que los lácteos no ayudan para mantener huesos fuertes; se puede reducir el riesgo de osteoporosis reduciendo el consumo de sodio y proteína animal en la dieta, aumentando el consumo de frutas y verduras, haciendo ejercicio, y asegurando un adecuado consumo de calcio procedente de vegetales.

Dos libros muy recomendables para investigar más sobre este temas son:

El estudio de china. Del Dr. Campbell

Leche que no has de beber. De David Román.

¿y en niños tampoco es recomendable?

No, todo lo anterior es perfectamente aplicable en niños ya que estamos formando las bases de lo que será su salud futura. La única leche que es perfecta para un niño es la de su madre.

Muchos niños hoy en día sufren otitis recurrentes, no salen de un catarro para meterse en otro, tienen abundante mucosidad durante casi todo el año, padecen dermatitis atópica, infecciones de orina, eccemas, etc. síntomas que nos avisan de que algo va mal. Esto se podría solucionar con una buena alimentación, sin necesidad de embadurnarlos en cremas con componentes químicos que a la larga dejan de hacer efecto, antibióticos que les destruyen sus defensas… al fin de al cabo parches.

comiendo-fruta2

 

Información sacada de: http://home/mamaeco4/public_html.ivu.org/

y de mi propia experiencia 😉

 

 

 


No hay comentarios.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Website Field Is Optional.

COMMENTCOMMENT
Nombre Nombre
EmailEmail
WEBSITEWEBSITE