En nuestra sociedad está muy arraigada la idea de que tenemos que comer proteína animal a diario para cubrir los requerimientos nutricionales, y más en un niño que está en plena etapa de crecimiento y no es de extrañar que pensemos eso ya que la industria cárnica se encarga de que esto sea así invirtiendo millones ya sea en publicidad o comprando artículos que se encarguen de dejar bien claro que la carne es necesaria. Mismamente la política también se ve envuelta en las fuertes garras de la industria animal, la publicidad realizada por el Ministerio de Alimentación y Agricultura tiene una clara inclinación hacia los productos animales, incluso después  de que la Organización Mundial de la salud clasificara a la carne como cancerígena.

Si investigas, es bastante preocupante cómo, desde altos cargos, no se defienden los intereses de la salud del pueblo, si no los intereses de los beneficios de la industria animal y es que los representantes de la industria animal, se sientan en los organismos gubernamentales que determinan  y llevan a cabo las recomendaciones dietéticas oficiales del mundo entero, algo verdaderamente escalofriante, teniendo en cuenta la cantidad de estudios particulares, de científicos con principios que han demostrado que la proteína animal es incensaría para el cuerpo humano e incluso genera parte de las enfermedades tan de moda hoy en día, como cáncer, osteoporosis, diabetes, obesidad, etc.

Por lo tanto, ni la carne ni ningún producto de origen animal es necesario, ni en la infancia, ni en ninguna etapa de nuestra vida.

Esto es lo que dicen asociaciones muy respetadas y médicos científicos sobre la alimentación vegana.

La sociedad Americana para la Nutrición (AND) y la DC, Asociación Canadiense de Nutricionistas, se pronunciaron sobre los beneficios de la alimentación vegana.

“Las dietas veganas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluyendo embarazo, lactancia, infancia y adolescencia.”

La declaración del Profesor Dr. Claus Leitzmann, uno de los nutricionistas más respetados y reconocidos de Alemania, es inequívoca.

“Los estudios sobre personas veganas, que se han realizado a nivel mundial y también aquellos llevados a cabo por nosotros, demuestran que las personas veganas son, de promedio, significativamente más sanas que el resto de la población. El peso corporal, la presión arterial, los lípidos en sangre y los índices de colesterol, la función renal y el estado de salud en general se encuentran más a menudo, en rangos normales.

La Asociación Americana de Dietética llegó a la siguiente conclusión:

una alimentación vegetariana, inclusive vegana, es correcta, siempre que esté bien planificada. Es saludable y nutritiva para adultos, bebés, niños y adolescentes y pueden incluso ayudar a prevenir y a tratar enfermedades crónicas como las enfermedades cardiacas, el cáncer, la obesidad y la diabetes.

También el PROFESOR DR. T. COLIN CAMPBELL lo dejó muy claro con su libro EL ESTUDIO DE CHINA, el cual escribió después de una investigación muy exhaustiva de cuarenta años. Algunas de sus citas en el libro son estas:

“Los nutrientes de los alimentos de origen animal aumentan el crecimiento del tumor, mientras que los nutrientes de los alimentos de origen vegetal disminuyen el desarrollo de tumores”

“Un importante descubrimiento durante la observación, fue la estrecha relación existente entre las proteínas de origen animal, una alimentación con alto contenido en grasa, hormonas sexuales y una menarquía temprana, y el aumento del riesgo de padecer cáncer de mama”

“La caseína. que supone el 87% de la proteína de la leche de vaca, promueve todos los estadios de cáncer, al contrarío de la proteína vegetal, que son inofensivas para nuestro organismo”

 

Un pensamiento, también, bastante extendido es que se cree que la carne roja es menos saludable que la de pollo o pavo que por lo tanto, es mejor evitar la roja y dar de vez en cuando carnes blancas. Esta es una información que se ha extendido pero es totalmente falsa, la carne de pollo contiene tanto colesterol como la de ternera y casi la misma cantidad de grasa, lo que ocurre es que la grasa está entrevenada y no se aprecia tanto como la de ternera que se ven claramente bordes bastante gruesos y blancos.

 

Por lo tanto, una dieta sin carne y sin cualquier producto de origen animal es posible en cualquier edad y es aconsejable para estar más sano, mantener un balance de calcio estable en el organismo, no acidificar el  ph de la sangre y evitar enfermedades tan normales hoy en día como el colesterol, la diabetes, la obesidad, la osteoporosis, las alergias, jaquecas, infecciones recurrentes o cáncer.

A pie de página os dejo dos libros que merece la pena leer.

  • PREGNANCY, CHILDREN, AND THE VEGAN DIET  del Dr. Michael Klaper, Médico vegano que emprendió un estudio muy riguroso de la relación entre la dieta y la enfermedad.
  • NIÑOS VEGANOS, FELICES Y SANOS de David Román, vegano, padre y fundador de la Unión Vegetariana Española.  http://home/mamaeco4/public_html.unionvegetariana.org/

 

 

 

 

 

 

 

 


No hay comentarios.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Website Field Is Optional.

COMMENTCOMMENT
Nombre Nombre
EmailEmail
WEBSITEWEBSITE