La leche de crecimiento es una leche que se elabora a partir de leche de vaca desnatada a la que se añaden algunos componentes con el fin de enriquecerla. Se asemeja bastante en composición a la leche de continuación y pretende ser un paso intermedio entre la de continuación y la leche de vaca, ya que está indicada para tomar a partir del año hasta aproximadamente los tres años de edad. Periodos en los que se olvida que el niño ya come, o debería, comer prácticamente todos los grupos de alimentos (fruta, verdura, aceite de oliva, leche vegetal, legumbres, frutos secos y cereales integrales) por lo que esta leche, desde ya, pierde sentido, porque con estos grupos de alimentos deberían estar cubiertas todas sus necesidades.

Juegan con la cantidad de calcio, hierro, omega 3, cinc, yodo, etc, que aportan, nutrientes que, a estas edades, los obtiene de sobra con una alimentación equilibrada.Puleva Peques 3 recomendada para niños de 1 a 3 años

Por otro lado, si valoramos su composición nutricional podremos observar que las desventajas son mayores que las ventajas, lo primero, porque es un producto de origen animal, la leche de vaca es totalmente innecesaria en la dieta de un niño, aunque suene contradictorio por todo lo que hemos escuchado toda la vida en relación al calcio y a la cantidad de proteínas que tiene. La única leche que debería tomar un bebé es la de su madre y en los casos en los que no es posible o han tomado esa decisión los padres, existen leches de fórmula completamente vegetales y muy nutritivas.

Por otra parte, está el tema de los añadidos, por un lado, los azúcares y por otro las grasas.  Sacarosa, fructosa, miel, grasa de palma o harinas refinadas son algunos de los ingredientes innecesarios que les añaden y que les estaríamos dando a nuestros hijos, los cuales le alteran el paladar y pueden generar problemas a la larga como diabetes, alergias u obesidad.

Lo mejor, a partir del año, es desechar todo este tipo de bebidas azucaradas, centrarse en los alimentos de verdad y educar un buen paladar para que disfrute desde muy pequeño de los sabores naturales, e ir introduciendo, si se quiere, leches vegetales sin azúcares enriquecidas con calcio, como un complemento más de la dieta, nunca como la base de esta.

 

 

Ejemplo de una leche de crecimiento llena de trigo refinado, aceites refinados, almidones, caramelo, vainillina, azúcares, que alteran el paladar y hacen que desprecien alimentos de verdad, como las verduras o las frutas, que, si podrían apórtales vitaminas, hierro, calcio, ácido fólico, fósforo, etc., de calidad.

 


No hay comentarios.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Website Field Is Optional.

COMMENTCOMMENT
Nombre Nombre
EmailEmail
WEBSITEWEBSITE