Hoy, 1 de agosto de 2019, empieza la semana mundial de la lactancia, por este motivo aprovecho para escribir sobre un tema que llevaba tiempo tocar. Los mitos que giran alrededor de la lactancia materna.

En torno a la lactancia materna aún existen muchos mitos que hacen dudar. Uno de los grandes problemas que llevan a muchas mujeres a abandonar su lactancia es la falta de información, las ideas erróneas y la falta de apoyo.

Dar de mamar es una elección totalmente personal y, obviamente, no se es mejor o peor madre por dar teta o dar biberón.

Aquí simplemente hablo como madre y asesora de lactancia. Hablo en general de los beneficios de la lactancia materna y de los muchos mitos que aún existen a su alrededor.

El bebé como mamífero, espera ser recibido por su madre en el momento de su nacimiento, y no separarse de ella. Quiere sentirla y olerla para sentirse protegido, es puro instinto y supervivencia.

A cambio de lo que aún se suele pensar, los bebés esperan ser llevados en brazos y alimentados al pecho, como norma biológica.

El pecho les proporciona calor, consuelo y un alimento especialmente formulado para sus necesidades, y que se irá adaptando a medida que crece.

Todo esto es importante tenerlo presente cuando empezamos a escuchar mitos, ya que si nos dejamos llevar es muy fácil abandonar la lactancia.

Mitos:

  • Tu leche no alimenta. Ninguna madre tiene leche de mala calidad, y no por ser vegana, obviamente, tu leche va a ser peor, es absolutamente falso.
  • Mama muy frecuentemente, debes darle cada dos horas. No, debe mamar cuando lo necesite.
  • Te usa de chupete. No te usa, es succión afectiva y la necesita para crecer seguro.
  • No puedes comer o beber ciertos alimentos. No es tan drástico, hay que tener cuidado con la cafeína, el alcohol y el hinojo, que puede mermar la lactancia. Por lo demás no hay que darle muchas vueltas.
  • No puedes tomar medicamentos o hacerte pruebas médicas. Hay muchos medicamentos que se pueden tomar si nos pasa algo y no es necesario ponerle fin a la lactancia por eso. Hay que informarse siempre de cuales se puede, una buena página para ello es e-lactancia.org.
  • A los 3-6-12 meses la leche ya no alimenta o se vuelve agua. Falso, la leche nunca deja de alimentar, simplemente cambia su aspecto porque cambia su composición para adecuarse a las necesidades de tu bebé.
  • Si estás embarazada no puedes amamantar. Falso, se puede seguir con la lactancia.
  • Tienes el pecho muy pequeño. NO tiene nada que ver el tamaño con tu producción de leche.
  • No tengo suficiente leche. La gran mayoría de las mujeres SÍ tiene leche. El problema es que quizás no han tenido un buen asesoramiento en cuestiones básicas de lactancia. Puede haber muchas razones por las que se cree esto, la más común porque el bebé llora por crisis de crecimiento y parece rechazar el pecho.
  • No es posible la lactancia con un pezón plato o invertido. Es posible, pero más difícil. Cuando el bebé se agarra al pecho, no sólo coge el pezón, sino también parte de la areola.

Tu lactancia es tuya, que nadie te la quite, que nadie te la frustre, infórmate y a por todas.

Un abrazo.


No hay comentarios.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Website Field Is Optional.

COMMENTCOMMENT
Nombre Nombre
EmailEmail
WEBSITEWEBSITE