Al principio de la lactancia materna nos surgen mil dudas, la primera semana se puede hacer muy dura y entre los dolores que podemos sufrir, las hormonas y el estrés puede haber momentos en los que sólo te apetezca llorar y abandonar la lactancia.

Es un camino duro, con muchas muchas etapas, pero que le trae tantos beneficios a tu bebé que al final todo valdrá la pena.

Piensa que todo pasa y siempre puedes pedir ayuda a un buen profesional para hacer mas llevadero todo el proceso.

Hoy os quiero hablar sobre algunos problemas que pueden surgir, sobre todo, al principio de la lactancia, las grietas.

Piensa que los dolores nunca son normales, la lactancia NO debe doler, no debes hacer callo ni acostumbrarte al dolor, si duele es porque pasa algo, una mala postura, un mal agarre, etc. NUNCA te conformes con el dolor, porque estamos hechas para dar de mamar y debe ser algo natural y placentero.

GRIETAS.

La grietas salen tras exposiciones repetidas, la causa principal suele ser una mala posición de la boca del bebé. Es un dolor máximo al principio de la toma, que mejora hacia el final y desaparece al terminar.

Para mejorar las grietas es importante mejorar la posición del bebé y el agarre, el bebé siempre tiene que estar ombligo con ombligo con nosotras, nunca panza arriba.

Postura incorrecta.
La cabeza está girada pero el pecho está totalmente boca arriba.
Postura correcta.
Cabeza y cuerpo mirando hacia el pecho de la madre. Ombligo con ombligo.
Agarre correcto a la izquierda. La boca del bebé no debe abarcar solo el pezón, si no toda la areola.

Se debe tener en cuenta, también, causas físicas del bebe, como frenillo. Lo mejor es consultar a un profesional y que lo observe físicamente.

Evita chupete o tetinas al principio de la lactancia para que no se acostumbre a mamar de otra manera.

Es importante dar el pecho antes de que tenga hambre, siempre vaciar bien uno antes de ofrecer el segundo y comienza siempre por el pecho menos afectado.

Una opción es usar pezoneras, pero es importante comprar la talla adecuada, esto te ayudará a aliviar el dolor y a darte un poco de tregua para que la grieta se cure.

QUE NO HACER

Evita el uso de cremas y pomadas, la lanolina no mejora las grietas, tiene mucho marketing pero realmente no mejora, lo que hace es macerar la herida, retrasando su cicatrización y hace más difícil el agarre, porque resbala. Tampoco es buena idea echar leche materna en la grieta, pues puede causar sobreinfección.

La única solución para mejorar la grieta es la postura y mientras tanto lo mejor es dejar los pechos al aire y echar unas gotitas de aceite de oliva virgen extra cuando el bebé no mame.

Puedes echarlas 3-4 veces al día, una gota en cada pecho. No es necesario que lo laves si han transcurrido 10 minutos.

GRIETA CATASTRÓFICA

Si la grieta es demasiado grande y dar el pecho ya es insoportable, valora el suspender temporalmente la toma de ese pecho, puedes realizar extracciones manuales para evitar ingurgitación y mantener la producción de leche y en cuanto la herida mejore se volverá a la rutina, siempre corrigiendo la postura del bebé para que no vuelva a aparecer.

Si la grieta se sobreinfecta, tendrás que consultar a tu médico para que valore un tratamiento antibiótico local, con Mupirocina o ácido fusídico cada 8h. Y en el caso de no mejorar se debe pedir un cultivo de exudado del pezón y de la leche.

Si la Grieta es interna lo podrás saber al extraer leche con el sacaleches, ya que saldrá manchada de sangre. Esta leche no la tienes porque desechar. Acude a tu medico para que te valore.

Mucho ánimo a todas.


No hay comentarios.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Website Field Is Optional.

COMMENTCOMMENT
Nombre Nombre
EmailEmail
WEBSITEWEBSITE